Los defectos…


Hace unos días platicaba con alguien acerca de las posibilidades a futuro de las personas, sobre aprovechar tus capacidades y con ello obtener un mejor nivel de vida. Le conté que las personas que han triunfado en la vida NO se han quitado sus defectos; sino que luchan cada día contra ellos… y se aseguran de ganar la batalla.

Así es, estimados, existen características que cada ser humano tenemos, que nos dificultan y/o nos bloquean en nuestra andanza por la vida. No obstante, hay personas que, sin llegar a conocerse gran cosa, se muestran dispuestas a luchar contra estas “trabas”… y hacerlo a diario.

Los seres humanos tendemos a no darnos cuenta de nuestros defectos, eso es normal, es parte de “ser humano” y los psicólogos esperamos esa actitud cuando le pedimos a alguien que nos hable de sí mismo, o bien cuando lo confrontamos.

Cuando alguien más nos muestra nuestros defectos solemos tomar una de estas 2 actitudes:

1) Negamos que lo que nos dicen sea cierto, intentando explicar que lo que la(s) otra(s) persona(s) percibieron tenía un motivo específico que nos hizo actuar de esa manera. Algunos otros de plano niegan haber mostrado esa actitud, suelen enojarse con quien(es) se lo haya(n) dicho y buscan hacer que la(s) otra(s) persona se calle(n) lo más pronto posible, incluyendo hostilidad mostrada a través de tonos de voz de advertencia, ignorar a quien(es) le está(n) hablando del tema, o si son conocidos, pretenden minimizar el impacto de lo que acaban de escuchar enlistando los defectos que ellos perciben en lo que una parte de su mente percibe como “la parte acusadora”. La mayoría de seres humanos solemos actuar de esta forma.

2)Escuchamos con incomodidad lo que de ninguna manera nos está gustando que nos digan, nuestro deseo es, como en el caso anterior, que la(s) otra(s) persona(s) se calle(n)… pero los dejamos terminar de hablar y le dedicamos tiempo, horas, semanas, días y hasta meses o años a buscar cómo subsanar eso que los demás SÍ ven, pero uno mismo NO puede darse cuenta de ello. Estas personas tienen tantos o más defectos que cualquier ser humano, pero una diferencia respecto a otros es que son conscientes, saben de alguna manera que los demás nos ven de otra manera, y que esa otra manera también es parte de nuestra forma de ser. Este tipo de actitudes son menos comunes, ya que menos seres humanos son los que toleran la incomodidad de ver sus propios defectos.

Una característica de las personas que tienen más logros en la vida que otros en condiciones similares es su capacidad para reconocer sus defectos y trabajar en ellos. Ambas tareas son sumamente difíciles, pero la segunda tiene una dificultad adicional: si el defecto lo traemos desde que éramos niños, entonces tendremos que luchar cada día contra nosotros mismos para poder decir que vamos avanzando en nuestro propósito de ser mejores personas.

Hay quienes luchan cada día contra el hábito de quedarse dormidos hasta tarde, otros que luchan a diario contra la costumbre de decir las cosas sin pensar, contra el deseo de posponer las cosas… Es diario, es constante, y no dejan de esforzarse. Se apoyan en herramientas auxiliares, en personas cuando tienen la posibilidad, etc., pero nunca dejan de luchar.

Si realmente fuéramos sinceros, muy pocas personas dirían “me quité un mal hábito, o un defecto, y desde hace años no tengo que pensar en él”. Pero es parte de ser humano.

Gracias por leer si llegaste hasta aquí, te invito a dejar tus comentarios, las Ciencias del Comportamiento están en constante evolución, y las construimos entre todos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s