¿Cómo nos queremos gobernar en México?

Por la manera en que se comporta la mayoría de la población del país, da la impresión de que ni siquiera sabemos cómo es que funciona nuestro sistema de gobierno.

La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos (la letra muerta por excelencia, y me atrevería a decir “por antonomasia”) dice que somos una “República Federal” ¿Y qué significa eso? Preguntémosle a cualquier ciudadano promedio de México ynos sorprenderemos (aunque sólo un poco) al constatar que el pobre diablo no tiene una idea clara al respecto. Preguntémosle cuántos tipos de “República” hay, y menos nos responderá. Luego entonces, lo más probable es que no sepa siquiera los nombres de sus gobernantes, y menos aún, las funciones de cada uno de ellos.

Generalmente, el ciudadano mexicano promedio sólo quiere saber quién es la persona que representa a la autoridad (de cualquier tipo) para buscar la manera de presentarse ante él y exponerle todos sus problemas “para que me los arregle”. Muchos dicen que en México, el deporte nacional es La Queja, y parece que tienen razón, creemos que el gobierno está únicamente para resolver los problemas de los ciudadanos.

Hasta cierto punto esto es válido; pero no sabemos darnos cuenta de dónde termina la intervención del gobierno, y dónde empieza nuestro trabajo como ciudadanos, esperamos que desde el bache de la calle, hasta el narcomenudista que conocíamos desde hace años y que ahora se ha vuelto violento, todo eso lo arregle el gobierno. ¿No quisiste seguir estudiando porque te daba flojera pensar? pídele al gobierno que te arregle ese problema obligando a las empresas a crear puestos de trabajo, o que el mismo gobierno genere dichos puestos. De dónde va a salir el dinero para pagarte, consideras que ése no es problema tuyo.

¿Hace años compraste un terreno baratísimo, construiste tu casa en él sin pensar que carecía de servicios básicos, que estaba muy lejos de tu centro de trabajo, que había problemas de delincuencia por el rumbo, etc.? Exígele al gobierno que mejore la colonia/barrio para que vivas bien, que haga obra pública, que meta más policías, que te dé calidad de vida. De dónde va a salir el dinero, o el hecho de que tu casa se esté hundiendo, ése no es problema tuyo.

Si bien es cierto que el gobierno debe garantizar el cumplimiento de las funciones que por ley le corresponden; tampoco está para hacerlo todo, hay muchos problemas que debemos atender nosotros mismos como personas con capacidad de modificar nuestro entorno para bien.

Realmente, los sistemas de gobierno donde el ciudadano interviene poco en las decisiones importantes y es la clase gobernante quien asume la responsabilidad es la Monarquía. De cualquier tipo, la monarquía quita poder y capacidad de decisión al ciudadano promedio, esgrimiendo diversas causas, y puede quitar mucho o poco poder, dependiendo del tipo de monarquía de que se trate. Así pues, mi sospecha es que México realmente lo que quiere es que un monarca, rey o emperador, tome las riendas del país, muestre mano fuerte, sea a la vez un líder que sepa ganarse el cariño del pueblo, y que nunca se equivoque al decidir.

Supongo que contar con una persona así tendría ventajas y desventajas, como todo en este mundo; pero al mexicano promedio le caería a las mil maravillas porque un gobierno que nunca se equivoque y que tome todas las decisiones facilitaría la labor de pensar y decidir, ya que al asumir él las decisiones importantes, evitaría que el ciudadano pensara por sí mismo. Tal parece que <<La Familia>>, mencionada en “Farenheit 451” del genial Ray Bradbury, no es una posibilidad tan remota, ya que tenemos por ejemplo a Televisa, que provee contenidos entretenidos y entretenedores sin fin, evitándonos pensar.

Supongo que todo esto hace que el mexicano promedio se acerque a votar a las urnas sintiendo apatía, desgano, aburrimiento, flojera, pensando que tiene mejores cosas qué hacer, y limitando su participación en la política del país a simplemente votar por una persona, por un candidato; casi nunca votando por una ideología, una creencia, o una esperanza; simplemente tratando de recordar qué candidato prometió hacer más cosas y dar más regalos, por imposibles que suenen, para después tener cierto derecho moral a exigírselo.

En síntesis ¿cómo nos queremos gobernar en México? que sea una sola persona, que dicha persona sea quien tome todas las decisiones, que nunca se equivoque, y que tenga el don de mando suficiente para hacer respetar estas decisiones. Una monarquía pues.

Quizá tenga que ver nuestro pasado cuando fuimos un virreinato de España y todo lo que era importante para lo que ahora queda de lo que es México se decidía en la Península Ibérica, amalgamado con un pasado más lejano aún, donde las culturas precolombinas eran teocracias o estados militaristas, y el poder recaía cuando mucho en un muy reducido grupo de personas. Como en una monarquía de estilo europeo pues.

Podríamos reflexionar; pero casi nunca queremos. “No eres metafísico”, le decía O´Brien a Smith cuando lo estaba “salvando” en la genial novela “1984” del conocidísimo George Orwell, y al final logró convencerlo. El grueso de la población en México piensa que involucrarse en la política es un asunto complicadísimo, y que de todos modos poco se puede hacer para introducir cambios importantes, así que deja la política para los políticos, sin saber que esta actitud de decidir NO hacer nada equivale a echarse a correr al precipicio… para algún día llegar al borde y terminar lanzándose a él.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s