Trabajar en México

El trabajo es necesario, desde luego, para poder subsistir, y la mayoría de la población mundial trabaja… o debería hacerlo: desde los que no tienen trabajo hasta los que solamente simulan trabajar, pasando por quienes tienen un trabajo pero es como si no lo tuvieran, porque no les alcanza.

En México, desafortunadamente, y como todos sabemos, no hay las condiciones para que quienes trabajan lo hagan de manera óptima, básicamente cuentan dos factores en contra:

  1. La indisposición para el trabajo del pueblo mexicano.
  2. Condiciones desfavorables de trabajo, tanto en el ámbito físico como en el jurídico, achacable a legisladores y empleadores por igual.

Veamos primero el punto 1.

Según el libro “Matemos a los Pobres” de Jorge Francisco Márquez se desmenuza, desde la perspectiva de un empresario regiomontano, las causas de que México, que al igual que Canadá, tiene frontera con el país más poderoso del mundo, ha tenido resultados en la generación de riqueza para la población que son no malos ni pésimos, sino lo que le sigue, y hace hincapié en diversas características que nos definen como cultura, entre las que se encuentran: Parranderos, mujeriegos, flojos, conformistas y de mentalidad mediocre. Yo pongo ejemplos concretos:

  • El albañil que no quiere ir a trabajar el lunes porque el fin de semana anterior se la pasó tomando alcohol a raudales en fiestas o en su casa (no todos son así, casi todos los que conozco sí).
  • El profesionista que tiene “casa grande y casa chica”, es decir, dos familias.
  • El burócrata de cualquier oficina del gobierno, que sale a su hora en punto y ni un minuto más tarde, y si maneja efectivo y hace corte de caja diario, semanal o mensual, deja de atender al público antes para poder terminar a su hora, y ni un minuto más tarde. claro que si su hora de entrada es a las 8, vendrá llegando a las 8:25 porque su Contrato Colectivo de Trabajo, peleado valientemente por su sindicato, le da media hora de tolerancia, y siempre se la toma.
  • El microempresario que no quiere hacer crecer su negocio (tienda de abarrotes, rosticería, papelería, etc.) porque al día saca para comer y comprar en la piratería o el comercio informal, a precios reducidos.
  • El obrero que no quiere especializarse porque eso implicaría ir a cursos, talleres y quedarse más tiempo a trabajar, tiempo que podría ocupar en “descansar”: ver el futbol solo o con los cuates, tomar cervezas, o hasta ver una telenovela de Televisa.

Ahora el punto 2:

México tiene diversas leyes laborales que protegen a los trabajadores y buscan una relación armoniosa entre empleado y empleador… o en teoría, así debería funcionar ¿o no?

  • En el caso de trabajar para el gobierno, es decir, en el sector público, el empleado se tiene que afiliar a un sindicato, y aunque la ley dice que dicha afiliación es voluntaria, en México los sindicatos han adquirido tal poder, que aquel que no se afilia simplemente no puede progresar, o peor aún, no puede laborar: ahí está el caso concreto del SNTE de Elba Esther Gordillo. Las cuotas, desde luego, son cobradas mediante descuentos vía nómina, y eso que también son voluntarias.
  • En el caso de trabajar para la Iniciativa Privada también hay sindicatos, controlados muchos de ellos por un organismo gubernamental: la Confederación de Trabajadores Mexicanos (CTM) que es conocida porque hasta el año 2000 siempre puso a disposición del presidente de la república en turno a los trabajadores.
  • En México, los sindicatos son utilizados por sus líderes para beneficio personal, todos ellos son ricos, y su modus operandi es sencillo: se presentan ante el patrón con una lista de demandas, supuestamente para beneficio de los trabajadores, pero casi siempre llegan a un acuerdo mediante el cual a cambio de que no haya huelga, el patrón y el líder sindical se reparten una serie de beneficios. A estos líderes se les llama Charros porque anteriormente, este tipo de acuerdos se hacían en corridas de toros y jaripeos, a los que los líderes, casi todos ellos de orígenes en un sector socioeconómico bajo, son muy aficionados.
  • El obrero que se vuelve supervisor pierde varias amistades porque sus amigos no quieren ser sus subordinados, o bien le solicitan privilegios especiales sólo por ser amigos.
  • Un profesionista no la tiene fácil: si eres joven, nadie te contrata “porque te falta experiencia”, y cuando la adquieres “ya eres demasiado grande para el puesto, queremos gente más joven”.
  • Aunque las leyes mexicanas establecen jornadas de 8 horas de trabajo, el personal llamado De Confianza nunca lo hace: siempre hay algo más que hacer, y conozco demasiada gente que inicia sus labores a las 7 AM y la terminan a las 10 PM, mientras que su contrato dice claramente “8 horas”. Pero si protestas, te pueden despedir en el mejor de los casos, o hacerte renunciar para no darte una liquidación en el peor. De acuerdo, no siempre se puede salir a la hora estipulada, el problema aquí es que las empresas se aprovechan de la necesidad de las personas para trabajar y las tasas de desempleo existentes en el país para hacer que sus empleados le regalen muchísmas horas-hombre a la empresa, no abren nuevas plazas porque generalmente sus corporativos no se los autorizan, y hasta los pueden censurar por proponerlo. Los Niveles Directivos, la Alta Gerencia, los CEO´s y Presidentes casi nunca salen después de su hora. Y los viernes trabajan sólo hasta las 2 PM ó 3 PM.
  • El sueldo siempre es un punto difícil, pero en México, los dueños de las empresas lo han podido solucionar: se hace como que se paga y ya. Una persona puede ganar un sueldo de, digamos, $25,000.00 (veinticinco mil pesos mexicanos, y casi nadie gana eso), pero muchas veces la empresa para la que trabaja se los paga de modo sui generis: le da, digamos, unos $15,000.00 pesos a través de la nómina, y le pide que se dé de alta en la Secretaría de Hacienda para que ésta le autorice imprimir recibos de honorarios, y cada mes le da uno a la empresa por los restantes $10,000.00. El problema viene cuando el empleado desea buscar créditos o financiamientos: sólo puede comprobar que gana $15,000.00, dado que en México, los recibos de honorarios no son un comprobante válido de ingresos.
  • Para el Seguro Social, ese remedo de asistencia social para los trabajadores con que cuenta México, entre más ganes te dan más beneficios, pero le cobra más a tu empleador, así que para ahorrar, muchas empresas mexicanas te contratan de este modo, y si no aceptas, simplemente no te contratan, y como el trabajo en México es escaso… el Círculo Vicioso Perfecto.
  • Un modalidad de empresa en México es la llamada “Sociedad Civil” (SC), que está definida como “un lugar a donde se reúnen diversos profesionistas independientes para llevar a cabo determinadas labores”. Éste esquema ha sido la salvación para muchos patrones: cambian su modalidad de Sociedad Anónima de Capital Variable (SA de CV) por Sociedad Civil (SC) y automáticamente dejan de pagar cuotas de Seguridad Social y prestaciones: al tener a “Profesionistas Independientes” bajo sus filas, YA NO ES NECESARIO DARLES UN CONTRATO ni incluirlos en la nómina, les pueden pagar su sueldo íntegro a través de honorarios, y automáticamente la empresa baja costos por pago de prestaciones.
  • Si el empleado de una empresa declarada en el régimen de Sociedad Civil se enferma, debe acudir a médicos particulares, pagar sus consultas y comprar sus medicamentos, puesto que no tiene derecho a acudir a recibir consulta en ninguna clínica del Instituto Mexicano del Seguro Social. Sólo lo atenderían si es un asunto de vida o muerte. Si desea comprar una casa y no tiene dinero para pagarla en efectivo, debe acudir a un banco privado y solicitar un préstamo hipotecario, donde le piden que demuestre que está en la nómina de alguna empresa, y como está cobrando a través de un recibo de honorarios y NO está en la nómina de la empresa, no le pueden dar el crédito… Otro círculo vicioso perfecto.
  • Si trabajas en una sociedad civil (SC) por ley ésta debe darte un contrato y meterte a la nómina a los dos años de estar laborando en ella, pero muy poca gente lo sabe y ello implica que, si la empresa no tiene la iniciativa para ello, el trabajador debe demandarla para exigir ese derecho, la instancia encargada de ello es la Secretaría del Trabajo y Previsión Social peeero… dada la corrupción y oligarquía que hay en México (en México hay muchos “peros” para todo) generalmente falla a favor de la empresa porque ésta cuenta con los recursos para demostrar que tú sólo trabajas temporalmente con ellos; además, quedas catalogado con tus compañeros como un agitador, la empresa te margina y a la menor oportunidad te da las gracias y me saludas a Nuncavuelvas.
  • Si decides luchar por tus derechos, queda registrado en los archivos de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, muchas empresas compran el acceso a esa información y cuando vas a solicitar trabajo con ellas te investigan en esos archivos, si ven que has luchado por prestaciones que no te quieren dar, te catalogan de revoltoso, problemático, y simplemente no te contratan. ¡¡Qué bonito país!! Lo mismo con el Buró de Crédito, que es el organismo que mantiene el Historial Crediticio de los mexicanos. Cualquier empresa puede comprar el acceso a esa base de datos, y si ven que tienes un historial regular o malo, tampoco te contratan.
  • Ante todo esto muchos dirán que para todo esto hay instancias que te defiende, pero la realidad es que no te defienden, se ven imposibilitadas o las empresas les dan dinero para que fallen a favor de ellas. Esto tiene que ver con los niveles tan altos de corrupción que hay en México desde hace siglos, donde el que tiene más dinero es quien pone las reglas, y las leyes simplemente se olvidan.

Así pues, trabajar en México es muy complicado, todos quieren quitarte lo que pueden, por ello el poder adquisitivo ha venido empeorando, las leyes cada vez son más tendientes a favorecer a grupos de intereses particulares (empresarios, políticos) y por ello medidas para proteger a los trabajadores simplemente no funcionan, los empresarios, amparados por leyes que no se cumplen, buscan y encuentran las maneras de salir favorecidos.

¿Quién se anima a venir a trabajar a México, además de quienes vienen a ocupar puestos corporativos de alta jerarquía?

Un pensamiento en “Trabajar en México”

  1. En el 1036 de la calle de tuberosa, en la colonia quinta Velarde, en la ciudad de Guadalajara Jalisco México, parece ser que las autoridades no tienen buena supervisón se debe a que hace tiempo, en un antiguo taller, que estaba cerrado, sucede que este taller tienen una puerta grande, que pesa tonelada cada vez que la sierran y que la abren, pero parece que en la construcción de ese taller, pusieron una casa arriba, porque solamente tiene seis grandes soportes y unas vigas de acero atravesadas, parece que se va a caer en pedazos, y el problema se agravó porque hace apenas unos pocos meses el taller lo rentaron a otra persona, y en los primeros días estaban queriendo meter un camión grande, para descargar maquinas pesadas, y el camión no cabía para arriba como de cuatro metros, y para meter el camión, le quebraron el cemento, y escarbaron como medio metro, todo eso se nesecita permiso del estado después de pasar la revisión la puerta de toneladas se quedo colgando, y el problema agravo porque empezó a llover y estaban escarbado cuando estaba lloviendo, entre la tierra y querían meter el camión antes de la lluvia , y el camión se quedo atascado como un día entre el lodo y no lo podían meter, cunado pudieron meter el camión, y después lo sacaron le pusieron cemento y a la puerta le soldaron como treinta centímetros, son gente muy imprevista y parecen de otro país, tienen mucho equipo pesado, también parece que uno de los que tenían el taller se lo robo a otro dueño también parece que el antiguo dueño debe al banco hasta una maquina, que no alcanzo a pagar, pero el hijo del que tenia el taller trabaja en un banamex y el hace sus movimientos bancarios para su propio beneficio, y para dejar pasar esa deuda, total que parece que tienen muchos problemas, pero ellos dicen que no, lo que si parece que tienen que tener supervisón de alguna secretaria del estado, suerte hasta la vista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s